• Seminario “Fe, caridad y esperanza: Vida eterna en los hombres”

    ¿Cómo ha de comprender su vida en el mundo el cristiano si, según el Nuevo Testamento, la vida eterna ha comenzado ya en esta vida? Y, si la vida eterna es la vida de Dios mismo, ¿qué significa esta vida eterna en medio de la fragilidad cotidiana de nuestra existencia? Adrienne von Speyr reconoce en las tres virtudes teologales la vida de Dios mismo que nos es participada por su amor. La vida del Hijo de Dios hecho hombre ha hecho posible este milagro y de Él procede nuestro modo de creer, de amar y esperar. Pero siendo que Él lo recibe todo del Padre y lo deja en manos del Espíritu, toda esta vida de las virtudes teologales tiene su origen en las concretísimas relaciones de las divinas personas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia de usuario. Pulsando ACEPTAR dará su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestras condiciones de uso, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Newsletter Powered By : XYZScripts.com