• El papel de los abuelos

    La Navidad es siempre un tiempo entrañable de compartir con los que están y recordar a los que ya nos han dejado, a los que de alguna forma u otra han formado parte de nuestra vida, dejándonos una huella indeleble, que no se borra porque ya forman parte de nosotros.

    Una célebre escritora afirmaba que una casa necesita siempre un abuelo, así lo han entendido los autores del nuevo libro publicado en Madrid por Acción Familiar, un trabajo y una seria reflexión sobre lo que las personas mayores aportan a la sociedad y a la economía.

    Este mes, en Maior en familia, leemos para tiPersonas mayores y solidaridad en la familia. El caso español“:

    La siesta. Albert Anker

    “La siesta” (detalle), Albert Anker

    “Las personas estamos hechas para la relación interpersonal, y aquí está la importancia de la familia, ya que es en ella donde comienzan dichas relaciones. Ella constituye, a su vez, un espacio social privilegiado para el encuentro cotidiano entre generaciones, en el que se establecen relaciones de solidaridad intergeneracional de carácter bidireccional: de los más jóvenes a los más ancianos, y de los miembros de más edad hacia los más jóvenes. Las transferencias de distinto tipo que circulan a través de la cadena generacional -entendiendo por transferencia todo tipo de ayuda material o inmaterial- y que configuran la solidaridad intergeneracional, resultan ser de vital importancia, no sólo para las personas que participan en dichas relaciones en cuanto miembros de una familia, sino para la sociedad en general, que se beneficia de la creación de bienes relacionales primarios que tiene lugar en ella. Probablemente todos tengamos experiencia de ello en algún momento de nuestras vidas, algunas veces de modos más concretos, otras de maneras más invisibles, pero no por ello menos reales.

    En este circuito de generaciones, las personas mayores desempeñan un papel del todo relevante, ya que éstas no son siempre, ni sólo, perceptoras de ayudas, sino que aparecen como un colectivo que ofrece un apoyo imprescindible a las generaciones más jóvenes. Si nos paramos un momento, podremos caer en la cuenta de aquello que hemos recibido de quienes nos han precedido, -padres, abuelos- y, dependiendo del momento del ciclo vital en el que nos encontremos, de aquello que nosotros damos en el día a día a las generaciones que nos suceden: hijos, nietos…

    Estamos en una sociedad en la que sólo se reconoce y valora a una persona por el trabajo remunerado y por sus logros en el ámbito profesional, relegándose a un segundo o tercer plano la dedicación a la familia como parte del proyecto de vida personal (…). Por tanto, esto implica que el trabajo y el esfuerzo realizado en el ámbito de la familia, el tiempo dedicado a los hijos o al cuidado de mayores, por ejemplo, sean vistos como trabajos improductivos y por tanto sin ningún valor social. Sin embargo cuando ese “trabajo” no se lleva a cabo –no se tienen hijos, no se cuida a los mayores, etc.- la sociedad se resiente y la economía se tambalea.” (pág. 34).

    En el libro se aborda el papel de los abuelos y las funciones que desempeñan en las relaciones intergeneracionales. A este respecto, destacamos dos puntos: el papel insustituible y distinto al de los padres que desempeñan los abuelos en el proceso educativo y de socialización de los nietos, y la función de establecimiento de un vínculo con las raíces para la configuración de la identidad personal.

    En lo referente al primer punto, el libro señala que a través de los abuelos “los nietos pueden acercarse a realidades diferentes con respecto a las de su núcleo familiar primario (…). Piénsese, por ejemplo, en el primer contacto de los niños con la enfermedad, el sufrimiento y la muerte, que proviene generalmente de la experiencia vital de sus abuelos. A pesar del carácter doloroso de esta realidad, el que puedan aproximarse a ellas de la mano de personas de referencia que más les quieren –padres y abuelos-, les ayudará a afrontarlas como algo que forma parte de lo humano.” (pág. 58).

    “En lo que al segundo punto se refiere, el libro recoge las aportaciones valiosas de las sociólogas francesas Claudine Attias-Donfut y Martine Segalen (2007), quienes señalan que los abuelos constituyen el vínculo con las raíces de la persona, cuya necesidad de inscribirse en el tiempo permanece vigente también en la sociedad moderna:

    “La existencia de los abuelos, y a través de ellos de los ancestros, nos dice que no nos bastamos a nosotros mismos, y que nuestro propio devenir no es sólo el fruto de nuestra voluntad individual.” Son ellos quienes “asumen el vínculo intergeneracional, encarnan su fuerza, ofrecen una figura de ancestralidad que podía haberse creído desaparecida o inútil en nuestra sociedad moderna, pero que aparece en toda su claridad, sobre todo en el momento en que tienden a desatarse los vínculos de filiación.”

    En definitiva, aunque aquí no nos detengamos a señalar las conclusiones del análisis empírico, sus resultados muestran que las personas mayores aportan una serie de recursos tanto materiales -de tiempo, de cuidados, incluso de dinero- como inmateriales -de transmisión de la cultura, de apoyo afectivo, entre otros- a las demás generaciones, que hacen de ellos agentes realmente importantes para las familias y la sociedad. Tal y como se recoge en el apartado de reflexiones finales del libro:

    “El valor social y económico que ellos crean, especialmente a través de la familia, no puede ser generado por ninguna otra institución social, convirtiéndoles en un grupo de población que merece un mayor reconocimiento –público y privado- no sólo por lo que hicieron, sino también y de manera especial, por lo que cada día siguen haciendo (…). Las personas mayores no sólo no son una carga social y económica, sino que, incluso cuando están en situación de dependencia, aportan valores que sólo ellos son capaces de generar y transmitir, y que resultan imprescindibles para ayudar a construir una sociedad más humana y por tanto más rica.” (pág. 161).”

    Viviana González Hincapié, coautora del libro.

    cubierta AF

    Título: “Personas mayores y solidaridad en la familia. El caso español”
    Autores: M. Teresa López López, Viviana González Hincapié, A. Jesús Sánchez Fuentes
    ISBN: 978-84-15305-99-6
    Nº páginas: 170
    Fecha publicación: Noviembre 2015

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia de usuario. Pulsando ACEPTAR dará su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestras condiciones de uso, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Newsletter Powered By : XYZScripts.com