• En el corazón de una tormenta

    «Llevándome unos pasos más allá, me hizo sentar a su lado sobre un montículo de musgo. Con palabras y caricias me consoló cuanto pudo. Y dejé que lo hiciera por un momento que fue como esos instantes de calma repentina y pasajera que sé por experiencia se dan en el corazón de una tormenta y hasta en mitad de una batalla. No es que prestase la menor atención a sus palabras: era su voz, y el amor que en ella había, lo que importaba. Aquella voz era muy grave para ser la voz de una mujer. Incluso ahora, a veces, su manera de decir tal o cual palabra regresa a mí, cálida y real, como si estuviese aquí a mi lado, en esta habitación; regresa su dulzura, su riqueza como de trigo que crece en tierras profundas.

    ¿Pues qué decía?

    —… y a lo mejor, Maia, tú también aprenderás a ver. Le rogaré, le imploraré que te dé ese don. Lo entenderá. Me previno, cuando le pedí este encuentro, que no tendría el resultado que yo esperaba. Nunca creí… yo soy sencillamente Psique, como él me llama… nunca creí que su intención fuera que ni siquiera lo vieses. Así que él debía saberlo. Ya nos dirá lo que …

    ¿Él? Había olvidado este él; o, si no olvidado, dejado a un lado desde el momento en que la oí decir que nos hallábamos a las puertas de su palacio. Y ahora decía él a cada instante, ninguna otra palabra sino él, como hacen las recién casadas. Algo empezaba a enfriarse, a endurecerse dentro de mí. Y eso es algo que también he visto en las guerras: cuando aquel que era sólo ellos o el enemigo se convierte de pronto en el hombre que, a dos pies de ti, se dispone a darte muerte.

    —¿De quién estás hablando? -pregunté; pero lo que quería decir era: «¿Por qué me hablas de él a mí? ¿Qué tengo que ver con él?.

    —Pero, Maia –dijo-, ya te he contado mi historia. De mi dios, por supuesto. De mi amante, de mi marido, del señor de mi casa».

     

    C. S. LEWIS, Mientras no tengamos rostro, Ed. Rialp, Madrid, p.127-128

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia de usuario. Pulsando ACEPTAR dará su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestras condiciones de uso, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Newsletter Powered By : XYZScripts.com