• Más allá de lo trágico y lo cómico

    El rey Lear es el arquetipo grandioso; cuando al comienzo reparte su reino, es todavía insensato e iracundo, rechaza a Cordelia, destierra a Kent y se adhiere a Regan y Goneril, sus hijas diabólicas, pero se va haciendo cada vez más honorable en la humillación creciente que le conduce a la locura. Su destino queda reforzado al resonar como en una concha: el repudio de Edgar por su padre Gloster y más tarde la ceguera de Gloster a quien, sin darse a conocer, Edgar conduce presuntamente hasta los acantilados de Dover. Los tres forman, junto con el rey loco, una especie de coro de la humillación en sus diversas figuras de locura auténtica o fingida. Lear es Job: “Soy un hombre contra el que se peca más de lo que él peca” (III, 2). Es “tan pobre como un rey” (I, 4), “nuestro esclavo / un hombre viejo, pobre, miserable, enfermo, despreciado” (III, 2). También desnudo, al rasgarse los vestidos (III, 4) y hundiéndose hasta perder su identidad. “¿Quién puede decirme quién soy yo?« (I, 4). Y al morir Gloster “en medio de su desmesurada pasión, entre dolor y alegría”, al revelarle Edgar la verdad, entonces muere Lear frente a la difunta Cordelia en la misma desmesura: “Rómpete, corazón, te lo ruego, rómpete” (V, 3). Pero hasta el final Lear es “carne ungida” (III, 7) y el mundo que se le opone (Goneril, Regan, Edmund) es lo sacrílego, la culpa sin más.

    Shakespeare se coloca en sus obras centrales más allá de lo trágico y lo cómico porque en el mundo que describe se mezclan los dos elementos; del mismo modo, se coloca por encima de la justicia y de la gracia, en cuanto que deja subsistir a las dos, en parte mezclándolas y en parte oponiéndolas, pero con la convicción de que el bien supremo se encuentra en el perdón.

    Cuando Lear, demente, ve por última vez a Cordelia, a quien conduce a la cárcel para ser allí ahorcada, le dice: “¡…A la cárcel! Déjanos cantar como pájaros en la jaula. / pides mi bendición, yo quiero arrodillarme / y suplicar tu perdón…” (V, 3).

    Hans Urs von Balthasar, Teodramática I. Prolegómenos. Ed. Encuentro, Madrid, 1997. Págs. 386-387, 461, 456.

Uso de cookies

El sitio web www.maior.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su experiencia de usuario. No se utilizan las cookies para recoger información de carácter personal. Encontrará más información en nuestra Política de cookies, pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Newsletter Powered By : XYZScripts.com