• En lo que ocurre todos los días

    «Santa Embelesada, que te entusiasmaste al encontrar al Santo Niño
    haznos reconocer a Dios
    allí donde se encuentre la vida de un hombre.
    Santa Embelesada, que quedaste hechizada por acontecimientos tan pequeños,
    por personas tan pequeñas, por un niño tan pequeño,
    haz que reconozcamos la Historia sagrada
    en lo que ocurre todos los días.
    Santa Embelesada, que has entrado como tal en la historia sagrada,
    permite que de los instantes de tiempo
    hagamos acontecimientos eternos.
    Santa Embelesada, que te quedaste pasmada al ver a Dios hacerse próximo
    de tu prójimo y de ti misma, una entre los demás,
    enséñanos a verlo sin palabrería
    y a alzar al cielo unos brazos vacíos.
    Santa Embelesada, que no traes regalos, pero que ofreces todos los de los demás,
     enséñanos a ser útiles
     sin pretender ser eficaces.
    Santa Embelesada, en tu codo a codo cotidiano en un pueblo minúsculo
    en el que Dios acaba de nacer,
    da con tus brazos alzados verdadero sentido
    a la harina del molinero,
    a los peces de la pescadera,
    a las perdices de los cazadores,
    a los oscuros ojos del ciego,
    a los corazones manchados de los pecadores…
    Enséñanos a alzar los brazos como tú
    para aclamar como tú al Dios que hizo el mundo
    y que viene al mundo».

    Madeleine Delbrêl, La alegría de creer, Ed. Sal Terrae, p. 228-229.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia de usuario. Pulsando ACEPTAR dará su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de nuestras condiciones de uso, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Newsletter Powered By : XYZScripts.com